Síguenos
Subir

4D. Desmentir, Distorsionar, Distraer, Desanimar

El modelo de las 4D se plantea originalmente para entender la dezinformatsia, las campañas de desinformación usadas por la KGB, y se retoma hoy día con las investigaciones y estudios que se han hecho para entender cómo el modelo llegó a las redes sociales y los medios digitales. Además, se ha encontrado que forma parte de la lógica de comunicación regular para varios de los gobiernos actuales alrededor del mundo.

En la época actual la información es un arma y la comunicación una forma de utilizarla. No solo en las redes sociales o internet, sino en general. Como se ha ido explicando en este espacio, el factor de influencia social que tiene el entorno digital lo hace el escenario ideal para las campañas de desinformación y propaganda.

El modelo de las 4D se plantea originalmente para entender la dezinformatsia, las campañas de desinformación usadas por la KGB, y se retoma hoy día con las investigaciones y estudios que se han hecho para entender cómo el modelo llegó a las redes sociales y los medios digitales. Además, se ha encontrado que forma parte de la lógica de comunicación regular para varios de los gobiernos actuales alrededor del mundo.

Es un modelo retórico, una lógica de comunicación, muy efectiva porque en su lenguaje, en el simple y llano fraseo, se esconde mucho de su poder a partir de la emotividad. Cero razonamiento, certeza o fundamento. Mensajes que recurren a emociones dirigidos a una audiencia ya de por sí rendida por convicción. Estímulos simples que de paso arraigan ideas y conceptos después de constante repetición.

En inglés las 4D son: Dismiss, Distort, Distract, Dismay.

Desmentir (Dismiss)

Aunque la traducción literal es “rechazar”, la idea no es negar directamente la información, más bien es desmentirla, presentarla como falsa o carente de sustento por ser responsabilidad de alguien más, presentarla como resultado de acción u omisión ajena, e incluso con un argumento ad-hominemdonde resulte más importante el origen que la información misma. Y aprovechar para formar la percepción que se está usando la información como una acusación infundada proveniente de algún “adversario”.

Distorsionar (Distort)

Presentar información, números, hechos, citar estadísticas y cantidades, pero sin indicar las fuentes o, aunque las fuentes reales digan algo distinto a lo citado. Nada distorsiona más un hecho, una afirmación, que una verdad a medias.La intención es hacer parecer que el discurso es real y válido por tener sustento, aunque no sea así y más bien sea solo una narrativa infundada. Tiene la ventaja adicional de resultar en un alarde de autoridad.

El fraseo en todos los casos es importante, aunque aquí se recurre a tergiversar conceptos detrás de palabras aprovechando para utilizarlas convenientemente. “Liberal”, “conservador”, “neoliberal”, por citar algunos ejemplos. O de paso, aprovechar para el refuerzo de otras de profundo arraigo, pero de uso maniqueo, como “chayoteros”, “corrupción”, “adversarios”, etc.

Distraer (Distract)

¿Qué mejor distractor para un reclamo o un señalamiento, que otra reclamación o señalamiento en un sentido distinto al inicial? O acusar a alguien más. ¿De qué? De lo que sea. Siempre hay oportunidad de encontrar quién o qué gane más atención o generé más malestar, suficiente para que se convierta en el elemento dominante en la conversación perdiendo el foco del tema original. Todo lo que sirva para poner la atención en otro asunto puede, y será, aprovechado.

Qué importa que no haya dinero para el sistema de salud, si ya no se va a gastar en publicidad oficial.

Algo que es importante entender es que como distracción se suele recurrir a revertir los señalamientos buscando hacer parecer a quien los formula como el culpable o responsable y sobre todo, a partir de las consecuencias.

Desanimar (Dismay)

La comunicación tiene un efecto ignorado con frecuencia; no solo motiva y moviliza, sino que es muy efectiva para lo contrario, para desmotivar y desmovilizar. La ansiedad, la confusión y la preocupación son grandes desmotivantes.

Nada desmoviliza más que el temor. Mientras que la ira tiende a movilizar de manera irracional, el temor tiende a paralizar e inhibir la acción.

Pero también hay una forma de desmovilización basada en un discurso triunfalista. Cuando se utilizan palabras virtuosas y grandilocuentes, con una gran carga de orgullo nacionalista, hablando de paz, justicia, prosperidad, honor, libertad, y demás valores patrióticos, se busca limitar la crítica e inhibir la acción en consecuencia.

Sirva como ejemplo, en las marchas más recientes, la forma en que se desestimaron sus motivos y se adjetivo a los participantes.

La audiencia objetivo

La afinidad generada desde esta lógica de comunicación tiende a ser irracional, casi como un culto basado en dogmas de fe. Quienes son más receptivos a estos mensajes son los grupos que simpatizan con los gobiernos. Por definición, los dogmas no se cuestionan y la fe es creer en algo que no se ve. Quien se atreve a cuestionar una postura basada en fe no puede recurrir a elementos sustentados en hechos ni racionales.

Por eso esta dinámica también hace tan fácil y sencillo que inicie el ciclo de polarización: nada puede refutarse contra algo que se cree incondicionalmente a partir de la fe.

Y por eso también es importante entender que el modelo de comunicación actual hace complejo aceptar de primer momento un mensaje venido por las autoridades. Si algo parece simple de entender, casi seguro no fue eso lo que quisieron decir y no tardará en llegar el desmentido, aunque sea en los hechos.

La comunicación institucional actual cada vez más se tiene que entender desde la carga emotiva y quiénes son sus destinatarios, antes que el mensaje desde su contenido.

La carga emotiva es la esencia de la comunicación en la posverdad.

Cabe reiterar. Este tipo de comunicación actualmente se puede encontrar en varios gobiernos, posiblemente el caso más estudiado y difundido, por su alcance, es el de Estados Unidos con Donald Trump.

No es ya como tal una estrategia, como fue usada por la antigua KGB, sino que ahora es una lógica de comunicación basada en un modelo que no tiene falla. Sí al afirmar se está negando, al sustentar se está desmintiendo, al confirmar se está refutando, como sea, el emisor siempre “tendrá la razón” ante su audiencia.

Y la audiencia objetivo, fiel e incondicional, siempre quedará satisfecha.

Hagamos red, sigamos conectados, procurando comunicarnos con claridad.

Más de Opinión

Copyright © Desinformar.com.mx