Síguenos
Subir

Industria de datos presenta retos desconocidos

La industria de datos se basa en un bien inmaterial, renovable y decisivo: la información. Mientras que el siglo pasado presenció el alza de industrias tradicionales basadas en la producción, comercialización y distribución de bienes, la industria de datos ha transformado el paradigma.

Leo García señaló que en las últimas dos décadas, las industrias que han trascendido son aquellas que manejan datos. La industria de datos posee poder político, económico y social, e incluso potencial bélico.

Para dimensionar el crecimiento de flujos informativos, García se refirió a predicciones de la consultoría IDC, indicando que para el 2025 se alcanzarán 180 zetabyttes de datos al año. Estos datos se generan cada segundo, por usuarios de dispositivos digitales alrededor del mundo.

El incesante flujo de información ha forjado un nuevo modelo para estudios de mercado. Ahora resulta posible saber en tiempo real, los comportamientos, preferencias y gustos de millones de usuarios. El análisis de datos permite conocer aspectos del mercado previamente inaccesibles. La industria de información se basa en tendencias que representan capital para distintos actores.

Mediante clicks, likes, tweets, contenidos consumidos, hábitos de uso, dispositivos, ubicaciones, e interacciones, el valor económico de los datos se traduce en procesos comerciales. La industria de datos posee la capacidad de anticipar, intervenir y ajustar comportamientos y preferencias. Desde impulsar ciertos productos hasta alimentar polarizaciones ideológicas, estas estrategias se emplean todos los días.

Para compañías, gobiernos y agencias, la obtención de datos es tan importante como su procesamiento. Empresas como Amazon, Apple, Google, Facebook, Microsoft y Twitter, se introdujeron a la industria de datos mediante alcance al usuario individual.

Como señala Leo García, en la industria de datos, la información es materia prima y el usuario, mercancía. Los gobiernos enfrentarán la tentación de regular esta industria, como se observa en China y Rusia actualmente. Sin embargo, es importante que las autoridades actúen como contrapesos, no censores.

Las coyunturas económicas, políticas y sociales de la industria de datos, forman algunos de los desafíos más relevantes del siglo XXI. Sin precedentes ni referentes, los actores en la industria de datos deben considerar los alcances éticos y morales de reunir y procesar información de usuarios. El crecimiento exponencial de la industria de datos, así como su alto potencial económico y político, presenta retos únicos y desconocidos en el ámbito social.

Flujos monumentales de información son utilizados por grupos reducidos, lo cual genera problemáticas de vigilancia y abuso de poder. El rápido y abrumador crecimiento de la industria de datos plantea cuestiones sobre control de información y la privacidad de usuarios.

Más de Internet

Copyright © Desinformar.com.mx