Síguenos
Subir

Trump ataca ciencia sobre cambio climático

Tras dos años de reversión de regulaciones ambientales, retiro de acuerdos internacionales, y descarte de pronósticos,  Trump ataca ciencia sobre cambio climático. El New York Times reportó que a partir de su reciente negativa a firmar un comunicado contra el derretimiento del ártico, a menos que fuera despojado de referencias al calentamiento global, el mandatario ahora busca sabotear reportes científicos.

Desde su llegada a la presidencia, Trump refutó el trabajo de la Agencia de Protección Ambiental. Bajo la administración de Andrew Wheeler, la EPA ahora busca modificar su metodología de investigación para identificar causas y consecuencias del calentamiento global.

“Los Estados Unidos reafirman su compromiso de reexaminar los modelos integrales que mejor reflejen el estado actual de la ciencia del clima para informar sus decisiones políticas” declaró Wheeler en conferencia.

Trump ataca ciencia climática por múltiples medios. Recientemente nombró a James Reilly, ex geólogo petrolero, como director del Censo de Geología. Su primer encargo fue prohibir que las evaluaciones científicas proyecten consecuencias del cambio climático más allá de 2040.

Adicionalmente, Trump ataca ciencia de la Evaluación Nacional del Clima, producida cada cuatro años desde el año 2000. En reportes previos, científicos proyectaron cambios en la atmósfera, un aumento de hasta ocho grados Fahrenheit a fines de siglo, niveles del mar drásticamente elevados, tormentas, sequías, pérdidas de cultivos, y consecuencias para la salud. Ahora, oficiales de la Casa Blanca señalan que esta “información fatalista” no se incluirá en la evaluación ni en otros reportes del gobierno.

“Es un intento descarado de empujar la ciencia en una dirección consistente con su política”, dijo Philip Duffy, asesor de la Evaluación Nacional del Clima. “Me recuerda a la Unión Soviética.”

Trump ataca ciencia pro-ambientalista mediante nombramientos políticos y cambios a la metodología de agencias federales. Sin embargo, su mayor ofensiva es  cuestionar consensos científicos mediante paneles de revisión alternativos. El físico William Harper, quien ha negado las consecuencias del exceso de Co2 por décadas, y John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, encabezan el nuevo panel. Harper y Bolton son beneficiarios de Robert y Rebekah Mercer, multimillonarios de extrema derecha que financian esfuerzos para desacreditar predicciones negativas del cambio climático.

Mientras Trump ataca ciencia climática con fuerza, millones de ciudadanos se preguntan qué sucederá con el futuro del planeta si no hay consenso de información. La relativización de los efectos del cambio climático en un país como Estados Unidos resulta peligrosa.

Más de Internacional

Copyright © Desinformar.com.mx