Síguenos
Subir

“Voldemorting” o cómo hacer invisible la conversación digital

Probablemente algunos ya habrán leído o escuchado sobre el Voldemorting, o el (nuevo) arte de hacer posts, comentarios y conversaciones digitales indetectables para los buscadores. Si nos fijamos, es relativamente fácil interpretar algunos otros nombres, sinónimos o conceptos que se refieren a lugares, situaciones o personas, para no nombrarlos directamente.

En una investigación, la australiana Emily van der Nagel nombró a este fenómeno Voldemorting, en referencial al máximo villano de la serie Harry Potter; aquel que es tan malo que los personajes de la saga jamás se atreven a nombrarlo. En los libros, se utilizan sinónimos o frases para llamarlo: “Ya sabes quién” y “Aquel que no debe nombrarse”, por ejemplo. Al no nombrarlo, los personajes también cumplen el propósito de mantenerse escondidos, alejados del mal. Esta práctica es cada vez más común en redes sociales, blogs y foros de discusión, en donde, por ejemplo, no se hacen referencias a ciertos artistas o “celebridades basura”, evitando con ello darles difusión o promoción. También, así se evita que marcas y celebridades detecten ciertas conversaciones a través de los algoritmos de los buscadores como Google y puedan actuar en consecuencia. Sin duda, esta práctica lleva desde siempre entre nosotros y se ha tornado lógica en tiempos de leyes mordaza, usus abusivos de datos por parte de Facebook o como práctica cuestionable de varios gobiernos represores.

Voldemorting es una reacción a respuestas o atención no deseadas.

Así, hoy por hoy se utilizan, tanto frases enteras, como conceptos que enmascaran otros. En redes sociales, por ejemplo, “birdhell”, “birbsite” y “faceborg” (en inglés) son usados para referirse a lo que sucede en Twitter y Facebook. No nombrar, dice Nagel, tiene el potencial de quitar o cambiar el juego de poder con respecto a personajes como Donald Trump, y, se me ocurre, otros políticos y celebridades ominosos a nivel mundial. Estos recursos máscara del Voldemorting, que incluyen el uso de asteriscos, números y otros caracteres para no nombrar, van mutando y recreándose hasta lugares insospechados pero con la característica de que siguen haciendo sentido al usuario digital. Esto lleva a una segunda característica del fenómeno, que es hablarle a una audiencia muy selecta, no se trata sólo de esquivar la atención de ciertos usuarios.

Para el caso mexicano, es cierto que aunque ahora ya es un concepto ampliamente identificable, en su momento, en las pasadas elecciones, se usaba también el “Ya sabes quién” para referirse a Andrés Manuel López Obrador, candidato del partido Morena, que para muchos detractores y no partidarios de sus ideas se volvió simplemente eso: el innombrable.

Más de Ciencia y tecnología

Copyright © Desinformar.com.mx